14.10. Henry Ford y El Judío Internacional

            El gran magnate de la industria automovilística estadounidense Henry Ford (1863-1947) fue un convencido antisemita que empleó la influencia que tenía en los medios para difundir sus ideas sobre los judíos. En 1918 compró el periódico The Dearborn Indepedent y hacia 1920 Ford ya publicaba periódicamente sus opiniones judeófobas en una cruzada anti-judía. Llegó a tener más de 700.000 lectores y en sus páginas se podían leer artículos contrarios a la inmigración, al sindicalismo, a las bebidas alcohólicas y a los judíos. Durante los ocho años que estuvo en la calle publicó “Los protocolos de los sabios de Sión” con el único fin de desacreditar a los judíos de los Estados Unidos. Aunque se demostraron falsos, Henry Ford, en una entrevista concedida al New York World, dijo: “El único comentario que diré sobre los Protocolos es que encajan en lo que está pasando”.

            Para Ford, los judíos estaban realizando una conspiración mundial para quedarse con el poder de las finanzas y de los gobiernos.

Existe, en fin, una raza, una ínfima parte de la humanidad, que nunca ni en ninguna parte ha sido bien recibida y, sin embargo, consiguió elevarse a un poderío tal, que ni las razas más soberbias hubiesen pretendido”.

“Es preciso pues, tanto en Alemania como en Rusia, distinguir claramente entre los métodos de los judíos ricos y de los pobres; se ocupan unos de subyugar los gobiernos, y los otros de ganarse las masas populares, pero ambos tienden a un mismo e idéntico fin… anhelan el poder…”

“El judaísmo es la potencia mejor organizada del mundo, con métodos mucho más rígidos aún que el Imperio Británico. Forma un Estado, cuyos súbditos le obedecen incondicionalmente… y este Estado… se suele llamar… “Pan Judea”… La administración del Estado Pan-judío está admirablemente organizada… Los medios de dominación de este Estado pan-judaico son capitalismo y prensa, o sea dinero y difusión o propaganda…”.[1]

El periódico fue cerrado en 1927 ante las denuncias de la Liga Antidifamación y del abogado Aaron Sapiro quien demandó a Ford por un millón de dólares, por los comentarios antisemitas que publicaba.

“La Liga Antidifamación movilizó a judíos y no judíos prominentes para oponerse públicamente al mensaje de Ford. Formaron una coalición de grupos judíos para el mismo propósito, y formularon constantes quejas en la prensa de Detroit. Antes de dejar la presidencia a comienzos de 1921, Woodrow Wilson se unió a otros líderes americanos en una afirmación que rebatía a Ford y a otros por su campaña antisemita. Un boicot contra los productos de Ford por judíos y cristianos liberales también tuvo su impacto, y Ford cerró el periódico en 1927, plasmando su visión en una carta abierta a Sigmund Livingston, de la Liga Antidifamación”. Spencer Blakeslee

Durante el juicio el editor del periódico William Cameron, testificó que Ford no tenía nada que ver con los editoriales a pesar de que todos ellos llevaban la firma de Ford.

Steven Watts describió la profunda admiración que Ford despertaba en Hitler. En su Mein Kampf Adolf Hitler cita a Ford como el hombre que lidera incansablemente la resistencia contra el poder judío en los EE.UU.:

“Son los judíos quienes gobiernan las fuerzas de la Bolsa de Valores en la Unión Americana. Cada año les convierte más y más en los maestros que controlan a los productores de una nación de ciento veinte millones. Sólo un hombre, Ford, para su furia, todavía mantiene la total independencia.”[2]

En 1938 el cónsul alemán en Cleveland otorgó a Ford la condecoración de la Gran cruz del Águila, la condecoración más alta que la Alemania Nazi podía otorgar a un extranjero, mientras que James D. Mooney, vicepresidente de operaciones transoceánicas de la General Motors, recibía una medalla menor, la Cruz del Mérito del Águila, Primera Clase.

La distribución de International Jew fue interrumpida en 1942. No obstante algunos grupos extremistas a menudo reciclan este material, que todavía aparece en páginas web antisemitas y neonazis.

Autor: José Alfredo Elía Marcos

 

[1] H. Ford. El judío internacional. 1920
[2] A. Hitler. Mi lucha.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Racismo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.