20.5. Los protagonistas del fin de la segregación

            La lucha por los derechos civiles para los negros y la igualdad ante la ley en los Estados Unidos, fue un proceso largo, y principalmente no-violento que se inició en 1954 con la sentencia del Tribunal Supremo en el caso Brown v. Borrad of education, y que ocupó hasta 1968 fecha en que se produce el asesinato de Martin Luther King y la aprobación del Acta por los Derechos Civiles.

            Varios fueron los grandes artífices de la lucha por los derechos civiles: Broker Washington, W.E.B. Dubois, Charles Hamilton Houston, Thurgood Marshall y Martin Luther King.

Los pioneros de los derechos civiles.

Dos de los principales líderes del movimiento de los derechos civiles a finales del siglo XIX fueron Booker T. Washington y W.E.B. Du Bois.

Booker T. Washington (1856-1915) nació en una familia de esclavos, pero a los pocos años fue liberado. Se educó en el Instituto Hampton y en el Seminario Wayland. En 1881, con la recomendación del fundador del Instituto Hampton, Samuel C. Armstrong, fue nombrado líder del reciente Instituto Tuskegee de Alabama, una universidad encargada de la formación del profesorado para negros.

Washington era más moderado y pugnaba por un cambio gradual en la igualdad racial entre blancos y negros. Creía que la educación era la clave para todos los cambios sociales. Según él, si los afro-americanos se educaban podían poco a poco ir participando en todos los aspectos de la sociedad en general y convivir en armonía con los blancos. Su estilo de no-confrontación fue criticado por algunos, principalmente por W.E.B. Du Bois. Booker Washington encontró apoyo financiero para construir escuelas públicas para niños negros en el sur. Muchos negros ayudaron a sus comunidades donando su tiempo, dinero y esfuerzo en las escuelas. Iglesias como la baptista y la metodista también apoyaron a las escuelas negras en sus niveles primario y secundario. Para Brooker Washington la forma más segura de alcanzar la igualdad social era demostrando paciencia, conocimientos industriales, ahorro y utilidad: “He aprendido que el éxito se mide no tanto por la posición que uno ha alcanzado en la vida sino por los obstáculos que ha tenido que vencer en el camino”.[]

William Edward B. Du Bois (1868-1963), sin embargo, creía en tácticas más radicales. Du Bois pensaba que sólo a base de protestas y acción cívica los afro-americanos podían lograr la igualdad. Según él, aún los afro-americanos educados serían discriminados.

Nacido en Massachusetts, Du Bois se graduó en Harvard, donde obtuvo su doctorado en historia. Fue el primer afroamericano en obtener un doctorado en esa universidad. Más tarde se convirtió en profesor de historia y economía en la Universidad de Atlanta. En 1905 Du Bois fundó el “Movimiento del Niágara”, que se encargó de promover el avance de los afro-americanos en Estados Unidos.

Cuatro años después, en 1909, dicho movimiento se convirtió en la “Asociación Nacional para el Avance de Gente de Color”, cuyas siglas en inglés son NAACP (“National Association for the Advancement of Colored People”). Dicha asociación continúa hasta nuestros días luchando por los derechos de los afro-americanos y por la igualdad racial en los Estados Unidoss.

Du Bois fue un oponente claro del racismo científico. Junto con el antropólogo Franz Boas, se expresó en contra de la creencia del momento de que los negros eran biológicamente inferiores a los blancos. Publicó sus críticas en las revista The Crisis y mantuvo diálogos cara a cara con los defensores de la teoría de las bases biológicas de la superioridad blanca.

Charles Hamilton Houston: Un visionario de la igualdad racial.

            El principal impulsor y estratega del movimiento por los derechos civiles de los afronorteamericanos fue el abogado y profesor de derecho Charles Hamilton Houston (1895-1950). Él inició los procesos para revocar el dictamen sobre instalaciones “iguales pero separadas”, en el caso “Plessy vs. Ferguson”. Este juicio permitió a los afronorteamericanos ser conscientes de que las escuelas para negros poseían instalaciones de mala calidad, a menudo sobrepobladas y con libros o materiales escasos o nulos.

            Houston trabajó como profesor en la escuela de derecho de la Universidad de Howard. En apenas seis años, Houston mejoró radicalmente la educación de los estudiantes de derecho afronorteamericanos, consiguiendo la acreditación plena de la escuela, y formando a un grupo de abogados adiestrados en la defensa de los derechos civiles.

            En 1935 Houston se convirtió en asesor legal de la NAACP, creando un grupo selecto de jóvenes abogados, en su mayoría de Howard. Este equipo incluía a Thurgood Marshall, y comenzaron a ganar un caso legal tras otro en el Tribunal Supremo. Estos casos de discriminación racial fueron especialmente elegidos por Houston para erosionar las bases de la segregación.

            Al intentar hacerse cargo del caso Brown su salud empezó a declinar, por eso tuvo que pasar el testigo a quien sería su sucesor Thurgood Marshall. Houston murió el 22 de abril de 1950, cuatro años antes de que su mejor alumno triunfara en el caso “Brown vs. Junta escolar”.

Thurgood Marshall y la defensa de los “Sin voz”.

            Continuador de la labor iniciada por Charles Hamilton Houston, Thurgood Marshall (1908-1993) consiguió demoler la estructura legal que sostenía la segregación racial en el sur de Norteamérica. Esta obra, junto con la realizada por Martin Luther King con las protestas no violentas, fueron los elementos que lograron el reconocimiento de los derechos civiles para millones de afronorteamericanos.

            Marshall estudió en la Escuela Jurídica de la Universidad de Howard, perfilando su vocación a la abogacía de la mano de su maestro Charles H. Houston. Recién terminados sus estudios, en 1935 se embarcó en la primera demanda contra la Escuela de Derecho de la Universidad de Maryland por la injusticia que suponía la no admisión del joven Donald G. Murray por razón de su raza. La victoria del caso, no solamente supuso el final de la segregación racial en esa universidad, sino que además tuvo un trascendente eco social.

            Thurgood Marshall se centro a partir de ese momento en el derrocamiento de la decimonónica doctrina jurisprudencial que consagraba el “iguales pero separados”. Estaba plenamente convencido de que “sólo la verdadera integración perimitiría al país tender un puente que acercase las orillas donde se bañaban los derechos de sus diferentes razas”. Por ello buscó la equiparación de los derechos fundamentales al voto, a una vivienda, la educación, a un proceso con las debidas garantías, sin registros ni embargos ilegales, o a un sistema contributivo no discriminatorio. Thurgood Marshall fue la voz en los tribunales de aquellos que no tenían voz: mujeres, niños, inmigrantes, prisioneros, vagabundos… La prensa tuvo que reconocer que Marshall fue el principal artífice de la ampliación de las libertades a diversas minorías durante el s. XX.

            En 1961, el presidente John F. Kennedy nombró a Marshall miembro del Tribunal Federal de Apelaciones. En 1965 el presidente Lyndon B. Jonson nombra a Marshall procurador general de Estados Unidos. Su primer caso fue el asesinato de los activistas de los derechos civiles James Chaney, Andrew Goodman y Michael Schwerner. Las tres víctimas, que habían estado inscribiendo a votantes negros, fueron asesinadas en el condado de Nashoba a manos de cómplices racistas. El 13 de junio de 1967 el presidente Johnson propuso a Marshall para que fuera el primer juez afronorteamericano del Tribunal Supremo. El juez Marshall fue un oponente tenaz de la pena capital, y votó para revocar cada sentencia de muerte que llegó hasta el tribunal.

            Durante 24 años el juez Marshall ejerció su magisterio desde el Tribunal Supremo, realizando una fecunda labor asentando las bases para la equiparación de los derechos entre ciudadanos de distintas razas. En 1993 Thurgood Marshall fallece de afección cardiaca dejando un preciado legado de lucha para superar las diferencias en una sociedad multirracial.

Martin Luther King: Líder del Movimiento por los derechos civiles.

            Pastor estadounidense de la iglesia bautista, Martin Luther King (1929-1968) realizó una labor crucial al frente del Movimiento por los derechos civiles para los afroamericanos. Desde muy joven se comprometió en actividades pacíficas reclamando el derecho al voto, la no discriminación y otros derechos civiles básicos para la gente de raza negra de los Estados Unidos: boicot de autobuses en Montgomery (1955), apoyo a la fundación de la Southern Christian Leadership Conference (1957), y la Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad (1963) en la que participaron unas 250.000 personas. Justamente aquí es donde pronunció su famoso discurso I have a dream (Yo tengo un sueño). La lucha de Martin Luther King tuvo un final trágico: el 4 de abril de 1968 fue asesinado en Memphis. Pero precisamente ese mismo año, Shirley Chisholm se convirtió en la primera mujer negra en obtener un escaño en el Congreso, en representación del barrio de Brooklyn de Nueva York, además de ser la primera en presentar su candidatura a la presidencia del país por el Partido Demócrata.

            King es recordado como uno de los mayores líderes no violentos en la lucha por los derechos humanos. En 1964 se le concedió el Premio Nobel de la Paz, y a título póstumo en 1997 la Medalla Presidencial de la Libertad y en 2004 la Medalla de oro del congreso de los Estados Unidos.

Las asociaciones por los derechos civiles

            Varias fueron las asociaciones y grupos que trabajaron por devolver la dignidad y el derecho a los negros de los Estados Unidos.

NAACP (Nacional Association for the Advancement of Colored People)

            Fue fundada en 1905 por un grupo de 32 afroamericanos liderados por el académico de Harvard, W. E. B. Du Bois. La primera reunión se realizó en un hotel situado en el lado canadiense de las cataratas del Niágara, por lo que el grupo fue conocido como el Niagara Movement. Años después adoptarían el nombre de NAACP y realizarían una carta de principios en la que daban a conocer su misión.

            “Para promover la igualdad de derechos y para erradicar los prejuicios de casta y raza entre los ciudadanos de Estados Unidos. Para avanzar el interés de los ciudadanos de color, para asegurarles un sufragio imparcial, y aumentar sus oportunidades para asegurar la justicia en los tribunales, educación para los niños, empleo según su capacidad y completa igualdad ante la ley”.

            En 1915 la NAACP consiguió que la Corte Suprema anulara la llamada “cláusula del abuelo” por la que sólo podían ejercer el voto aquellos hombres cuyos abuelos hubieran participado ya de proceso electoral. Hacia 1954 la asociación tenía más de medio millón de socios, siendo la mayor organización de defensa de los derechos civiles en el mundo.

Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano (SCLC)

            Esta asociación fue fundada en enero de 1957 por Bayard Rustin, Joseph Lowery y Martin Luther King. El principal objetivo era la lucha pacífica por los derechos civiles organizando a las iglesias afroamericanas en protestas no violentas. Su estrategia se basó en la desobediencia civil no violenta, al estilo de la que Gandhi empleó con éxito en la India.

Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC)

            Fundada en 1960 a partir de las reuniones estudiantiles lideradas por Ella Baker, esta asociación se caracterizó por la originalidad de sus protestas, todas ellas pacíficas. Entre sus actividades antisegregacionistas destacan las sentadas en restaurantes, las caravanas de la libertad, la marcha en 1963 a Washington, el verano de libertad en Mississippi y la fundación del Partido Democrático de Libertad de Mississippi.

Autor: José Alfredo Elía Marcos
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Racismo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.