8.6. El determinismo histórico

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Racismo. Guarda el enlace permanente.